No cometas este error al usar el arnés de seguridad en tu techo con este tutorial

274

¿Cuando ves a alguien realizando un trabajo desde las alturas sueles pensar que es algo peligroso? Suele llamar la atención y en ocasiones nos preguntamos cómo se sujetan. En este artículo desglosamos los tipos de arneses para trabajos de altura. Para poder realizar algunos trabajos desde una altura considerable, es preciso cumplir a rajatabla ciertas normas de seguridad, entre las que encontramos la obligatoriedad de usar arneses. ¿Sientes curiosidad sobre este tipo de elementos? A continuación te detallamos algunos modelos de arneses para trabajos de altura.

Características de los arneses de seguridad

El arnés de seguridad es una pieza imprescindible en el desempeño de trabajos a grandes alturas. Su uso está regulado por unas normas generales de seguridad y según éstas, se establece cuando es obligatorio llevarlo o no. Así, en las siguientes situaciones es indispensable utilizarlo:

En cualquier trabajo realizado a más de 1.80 metros de altura: cuando se lleven a cabo en plataformas sin protección, andamios, tuberías, etc., cuando sea necesario el desplazamiento de un lado a otro y cuando haya peligro de caída libre.
En cualquier trabajo realizado en alturas menores  a 1.80 metros en el borde de techos, losas, aberturas y excavaciones sin protección contra caída en su perímetro. En aquellas áreas donde pueda existir peligro de caídas “sobre elementos punzo cortantes, contenedores de líquidos, instalaciones eléctricas activadas y similares”. En posiciones precarias a cualquier altura, como aquellas que puedan producir un desequilibrio.

Tipos de arneses

Podemos encontrar diferentes tipos de arneses, entre los que destacan:

– Arnés de cuerpo completo: Este tipo de arnés es necesario cuando la seguridad tiene que ser máxima. Se compone de correas y cintas que se colocan alrededor del cuerpo, situadas de tal forma que, en caso de caída, las fuerzas se distribuyan de forma equilibrada entre piernas, brazos y hombros, y reduzcan las posibles lesiones que el usuario pueda sufrir al detener el impacto. Este arnés suele ir acompañado de otros elementos de seguridad, como argollas de acople a la línea de sujeción (o estrobo) y a un elemento de amortiguación, desaceleración o absorción de impacto.

– Arnés de pecho con correas para las piernas: los de pecho y cintura se utilizan normalmente cuando el riesgo de caída no es muy elevado. Además este tipo de arnés facilita en gran medida la libertad de movimientos.

– Arnés de suspensión (tipo asiento): si la persona que está realizando el trabajo no dispone de punto de apoyo, debe utilizar esta modalidad de arnés. Se utilizan para trabajos muy concretos y no son para frenar la caída.

– Arnés de descenso/suspensión (tipo paracaídas): pueden ser tipo “boca de inspección” para subir o bajar personas en pequeños orificios, o para trabajos de posicionamiento. Permiten tener las manos libres en posiciones elevadas.

Si se da el caso de que tengas que realizar algún trabajo de altura en casa, ya conoces los tipos de arneses que existen para elegir el que mejor se adapte a la situación. Nuestra recomendación personal es el arnés  de cuerpo entero para usarlo en caso quieras suspenderte para instalar una ventana, pero recuerda que siempre sebes usar un soporte lo suficientemente fuerte que aguante tu peso para enganchar los arneses.

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR