El truco de revestimiento vinílico que no necesita obras para lograr acabados profesionales

2054

Por fin hoy daremos una solución muy interesante para cubrir el suelo de una estancia a nivel profesional. Se trata de la instalación de un revestimiento vinílico en rollo, que se adhiere fácilmente a la superficie y no requiere ningún tipo de obra. Un trabajo sencillo, rápido y sin ruidos.

El material que vamos a emplear es el suelo del comedor es autoadhesivo, es decir, que ya viene con cola incorporada, por lo que simplemente tendremos que retirar el papel protector y pegarlo a la superficie. Es fácil de manipular, soporta sin problemas el trote diario de cualquier vivienda y además, se limpia sin mucho esfuerzo.

APRENDE CON NOSOTROS PASO A PASO

Paso 1

Advertisements

Lo primero que tendremos que hacer es limpiar bien toda la superficie sobre la que vamos a trabajar y comprobar que las paredes están a escuadra y el suelo a nivel. Después, medimos y marcamos la línea maestra en el centro de la estancia, desde la cual iremos colocando las tiras hacia ambos lados del habitáculo.

Paso 2

Ya podemos empezar a poner la primera tira de suelo vinílico en rollo. Despegamos un tramo de papel protector y vamos adhiriendo el vinilo, en este caso sobre hormigón, de un extremo al otro de la habitación, teniendo como referencia la línea trazada. A medida que vamos fijando la tira, iremos desprendiendo también el recubrimiento.

Paso 3

Advertisements

Cuando lleguemos al otro extremo de la estancia, tendremos que cortar la tira a medida. Para eso, nos ayudaremos de la guía dibujada en la caja que contiene el rollo.

Paso 4

Por último, presionamos bien con la mano para que la pieza vinílica se pegue bien al suelo, la ajustamos con una espátula ancha a la pared y retiramos el sobrante.

Advertisements

Paso 5

Vamos ahora con la segunda tira. Retiramos parte del papel protector y colocamos el vinilo junto a la primera pieza. Según vamos avanzando, desprendemos el papel y hacemos presión con la mano para que se pegue bien.

Paso 6

Advertisements

De la misma manera, seguimos colocando más tiras de suelo vinílico a lo largo de la habitación, uniendo bien unas con otras, y asegurándonos de que se adhieren bien al hormigón. Para obtener un resultado homogéneo, es conveniente combinar bandas de distintas cajas.

Paso 7

A continuación, tendremos que hacer dos tipos de corte con el fin de salvar pequeños obstáculos como la jamba de la puerta. Comenzaremos realizando un rebaje en la parte inferior de la jamba para poder introducir el vinilo. Con un cortador eléctrico, llevaremos a cabo fácilmente la tarea. Si no disponéis de esta herramienta, podéis hacer el corte con la sierra de calar.

Paso 8

Advertisements

Luego, marcaremos en las tiras vinílicas todos los ángulos, esquinas y recovecos que tengamos que librar y cortamos las zonas señaladas utilizando un cortante.

Paso 9

Estamos llegando al final de nuestro trabajo. Cuando sólo nos queden dos tiras para completar el suelo, debemos verificar si las piezas encajan en el espacio que tenemos. En caso de que la última tira no entre entera, tendremos que cortarla de ancho, teniendo como guía la tira anterior.

Advertisements

Paso 10

Es el turno del zócalo. Colocamos las piezas sobre unos caballetes, las sujetamos con unas sargentas y las cortamos a la medida de las paredes. Nosotros vamos a hacer cortes en ángulo recto, pero si lo deseas puedes cortar los extremos de unión en inglete, es decir, a 45º.

Paso 11

Finalmente, damos adhesivo de montaje en la parte posterior de las piezas que componen el zócalo y las pegamos en la pared, presionando para que se adhieran adecuadamente.

Paso 12

Ya ven que en muy poco tiempo podemos revestir el suelo de una estancia, sin machar y sin hacer ruido. Un recurso muy práctico, con el que conseguiremos cambiar el aspecto de la habitación, dando un toque más actual.

FOTOGRAFÍAS / hogarmanía

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR