7 Trucos que te permitirá restaurar las abolladuras de tu auto sin gastar de más en presupuestos de mecánica

355

Si tienes automóvil vas a estar de acuerdo conmigo que, una de las cosas que más incomodan y molestan es cuando vas quieres ir a algún lado conduciendo y te encuentras con una abolladura en toda la puerta. Y lo peor es que habiéndolo dejado bien aparcado, alguien lo golpea sin dejar unas disculpas por escrito o una reparación monetaria. Bueno para que complicarse la vida renegando cuando las soluciones las puede hacer uno sin gastar con estos 7 trucos que hoy te mostramos.

Proceso:

Sin tener culpa de nada te ves en la obligación de ir a un taller a gastarte el dinero en una reparación inesperada, o tal vez no. Dependiendo de la gravedad del golpe es posible que puedas solucionarlo tu mismo y casi sin gastar dinero.

A continuación les mostramos 7 trucos sencillos para reparar los bollos que podamos sufrir en nuestro coche. Nuestra cartera nos lo agradecerá aunque al mecánico de tu ciudad no creo que le guste que los conozcas.

#1 Usa un desatascador

Tan sencillo como mojar un poco el desatascador y hacer ventosa con la abolladura. Esta técnica funciona especialmente bien con los golpes sufridos en las puertas.

#2 El método del hielo seco

Coloca un trozo de hielo seco justo en el centro del bollo (recuerda usar guantes para manejar este producto). Después de un rato el golpe se acabará contrayendo y “saltará” hacia fuera gracias a la diferencia de temperatura. Este método funciona mucho mejor con los golpes que han sido propinados en chapa.

#3 Pon el coche al sol

Las granizadas pueden ser muy peligrosas. En algunos casos, el granizo alcanza el tamaño de pelotas de golf. Esto puede provocar unos destrozos considerables en la carrocería y lunas de nuestro vehículo. Aparcar el coche a pleno sol, después de una granizada, puede ser una buena idea. El calor facilitará que algunos de las pequeñas abolladuras disminuyan de tamaño. No os vamos a engañar, el coche no se va a quedar como nuevo, pero siempre mejorará su estado.

#4 Rociar con agua hirviendo

Este método es apropiado para los golpes en piezas de plástico del coche, tales como el parachoques trasero y delantero. Solamente tenemos que hervir agua en una olla con agua y rociar la zona. Una vez hayamos acabado el agua presionamos los bordes del golpe con la planta de las manos y la abolladura desaparecerá.

#5 El truco del secador de pelo

Ponemos un secador de pelo en modo caliente y apuntamos hacía la zona del golpe. Cuando ya esté caliente aplicamos aire frío con una manguera de aire comprimido. El cambio brusco de temperatura hará que la chapa vuelva a su sitio.

#6 Con una aspiradora

Este truco funcionará dependiendo de la potencia de la aspiradora. En un cubo de plástico hacemos un agujero del tamaño del tubo de nuestra aspiradora. Introducimos la boca del tubo y lo sellamos con cinta aislante. Ahora pegamos el cubo a la zona del golpe y lo sellamos con cinta adhesiva. Encendemos el aspirador y listo. Este truco funciona mejor con bollos pequeñitos.

#7 El método del pegamento termofusible

Cortamos unos pequeños tacos de madera y los atravesamos con un clavo. Ahora ponemos pegamento termofusible en uno de sus extremos y los colocamos justo encima del golpe. Una vez el pegamento se enfríe debemos tirar hasta que la chapa vuelva a su sitio. Para eliminar los tacos podemos girarlos sobre si mismos o utilizar un poco de alcohol.

Esperamos que estas guías hayan sido de mucha utilidad y recuerda, cualquier abolladura o desperfecto o rincón imposible de limpiar en tu auto que no implique la integridad del motor, lo puedes reparar tú mismo/a.

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR