La estratégia japonesa que te permitirá mantener tu casa completamente ordenada sin complicaciones

338

A la gran mayoría de nosotros nos cuesta mucho poner en orden nuestra casa y es que siempre tomamos mucho tiempo haciéndolo para que en cuestión de horas vuelva al desastre de antes. Sin embargo existe un libre llamado “el poder mágico de la limpieza” escrita por Marie Kondo el cual enseña la técnica japonesa precisa para poder ordenar nuestra casa en un santiamén.

Para empezar, debes deshacerte de lo que no necesitas de una vez por todas. Para ordenar tu casa, debes dejar de mover tus cosas de un lugar a otro. Luego, necesitarás entender qué cosas merecen seguir viviendo en tu casa. Así podrás liberar espacio para las cosas verdaderamente tuyas y crearás tu espacio.

1. Piensa: ¿te da alegría este u otro objeto?

Toma cada objeto en tus manos y pregúntate: “¿Me da alegría?”. Guarda solamente los que traigan emociones vívidas y positivas. Rodéate de las cosas que te dan seguridad y fuerza. Esto aplica a todo: desde faldas y suéteres hasta libros y fotografías.

2. Una categoría a la vez

El error de muchas personas es que ordenan una habitación tras otra y siempre se topan con las mismas cosas sin entender cuántas son en total. Mari Kondo aconseja juntar todos los objetos de la misma categoría y luego decidir cuáles de ellos necesitas y cuáles no. Así podrás hacerte una idea del volumen total de las cosas y solo quedarte con lo mejor.

3. Almacenamiento vertical

El principio de almacenamiento inventado por Mari Kondo es el vertical. Si colocas tus pertenencias de esta manera, será imposible que te olvides de ellas. No se pierden bajo montones de otras cosas y son más fáciles de mantener ordenadas. Además, así es como la ropa mantiene su forma mejor y durante más tiempo.

4. Alimentos

Los alimentos básicos se venden en cajas coloridas, latas, frascos o botellas. Todos juntos, estos empaques crean una especie de “ruido informativo“ que ataca a la persona en cuanto entra a la cocina. Si ocultas las etiquetas o viertes los alimentos en recipientes ”limpios“, el “ruido” desaparece.

5. Ropa

Lo más importante a la hora de almacenar ropa es ver todo lo que usas en la temporada actual. Para esto te pueden servir el ropero y las perchas. Almacena las prendas del mismo tipo y color juntas para no comprar siempre lo mismo. Es mejor colgar la ropa de tal forma que las cosas largas estén a la izquierda y las cortas, a la derecha. Esto creará la sensación de un guardarropa ligero.

6. Bolsas

ira la basura de tus bolsas a diario. Así dejarás que “descansen” y de paso te darás cuenta de las cosas que no vas a necesitar a la mañana siguiente. Para que las bolsas mantengan su forma, almacénalas una en otra. Esto también ahorra mucho espacio. Para los documentos que necesitas a diario, haz una caja para tenerlos siempre a mano.

7.  Fotos

Una gran cantidad de fotos es otra fuente de contaminación. Para recordar uno u otro momento de tu vida es suficiente imprimir una o dos fotos. Otro consejo es evitar que los retratos acumulen el polvo en las repisas. Deja que te alegren la vista todos los días.

8. Libros

Existen dos categorías de libros de los que deberías deshacerte: aquellos que ya has leído y aquellos que desde hace tiempo piensas leer. Los primeros ya cumplieron su tarea. Y al deshacerte de los últimos, entenderás si quieres regresar a ellos o no. Deja en tu casa solo los mejores libros, dignos del “paseo de la fama”. 

9. Escritorio

Tu escritorio debe ayudarte a trabajar. Por eso debe estar despejado y, por otro lado, tener todo lo necesario al alcance de la mano. En esta tarea te ayudarán los portapapeles y carpetas. Organizarán espacio de tal forma que hasta se te hará más fácil pensar y expresar tus ideas.

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR